porto

Anhelaba Portugal. Realmente anhelo aquellos viajes que habitualmente hacíamos de pequeños al país vecino con nuestros padres, abuelos, tíos y demás familia. Una familia que consideraba Portugal como una especie de centro comercial un poco alejado más que un país diferente…los divertidos momentos que pasábamos en la frontera nos situaban en el extranjero.

El gracioso nerviosismo de mi padre cada vez que la policía le preguntaba si tenía algo que declarar entretenía cada vuelta a casa. No era para menos, mi madre le cargaba el coche de ‘artículos que declarar’ y él tenía que defender en la aduana que eran pequeños regalos para la familia. ¡Momentos! A pesar de que volvíamos cargados de toallas, sábanas, vajillas y todo lo que había que declarar en la frontera, todos sabíamos que el principal motivo de aquellas excursiones era el bacalao.

Por desgracia hay momentos que no se pueden repetir, pero por fortuna sí hay emociones y sabores que se pueden recuperar. Y eso hice los primeros días de enero de este 2015, año en el que pienso recuperar muchas sensaciones dormidas.

La ciudad elegida fue Porto, nos quedaba de camino a casa desde @HZorita_es…bueno, había que desviarse un poco, pero sabíamos que merecería la pena. Además, después de catar el Ribera del Duero de @thehaciendas_ES también el Ribeira do Douro merecía su oportunidad.

Encontramos el sitio perfecto. ODE Porto Wine House, en la Ribeira, un lugar mágico.

ode wine porto

Queríamos hacerlo, pero nos reafirmamos al leerlo en la cuartilla que nos entregó el atento y súper profesional camarero que nos atendió “Por favor, pare o relógio. Disfrute”…ya nos habían ganado para la causa! Cocinar lentamente, con productos naturales, y con amor, mucho amor…como hacía su abuela, como hacía mi abuela. Estábamos en el restaurante ideal. Seguíamos suponiéndolo con el detalle del original cocktail de bienvenida y el platito para el corcho del vino que me cautivó…una es así, pequeños detalles bastan para hacerme sentir en la gloria.

cocktailporto

Los sabrosos platos que deglutamos lo corroboraron, escabeche de ovas de bacalhau y covilhete de Vila Real com cogumelos frescos:

ode_01 ode_07

Y por supuesto, el protagonista, el bacalhau:

bacalhau

 

Los que conocéis la gastronomía portuguesa, sabréis que no es una presentación habitual de un plato de bacalhau, parece poco comparado con las raciones que a mi madre le gusta comer en el país vecino, pero estaba tan increíblemente delicioso que le prometimos a Cristovao volver a su restaurante en compañía de mi madre -la experta en bacalhau– para que ella lo probase y pudiera constatar la calidad de este entrañable y acogedor lugar.

Por supuesto, no faltaron los queijos, mi postre favorito. Estos si que me supieron a poco, pero para una cena, por cierto, la noche de Reyes, tampoco estuvo nada mal!

queijo, cheese

Así da gusto empezar el año! Taste, eat & enjoy!

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close